Elegir un bando en esta guerra... forjará tu destino
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Exámen Vizard (Herman-Bandon)

Ir abajo 
AutorMensaje
Shiryu
Maestro Quincy
avatar

Cantidad de envíos : 257
Fecha de inscripción : 26/09/2009
Edad : 21
Localización : Salto/Uruguay

Hoja de personaje
Nombre del PJ: Shiryu
Rango: Maestro Quincy
Zampakutou/Poder:

MensajeTema: Exámen Vizard (Herman-Bandon)   Dom Nov 01, 2009 6:14 pm

Aquí está tu examen,eres un capitán de la 9º división que te logran herir dándote poderes de hollow,así pues comienzan a perseguirte los capitanes de la 1º,2º y 3º división mas el de la 9º,debes escapar a toda costa si eso significa matar a los 4 capitanes de esos escuadrones,pues cuando te logran acorralar y es tarde y decides de una vez por todas matar a los 4 capitanes para ahorrarte problemas y escapar seguro.
Pues es fácil,mata a esos 4, recuerda se puntúan ortografía, extensión del post y originalidad,tienes tras días para hacerlo en los que no podrás editar.

Suerte^^

_________________

Everything in the darkness belongs to me, The destroyer of everything and everyone!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dragonballzrol.foroactivo.com
Herman
Vizard
avatar

Cantidad de envíos : 22
Fecha de inscripción : 30/10/2009

MensajeTema: Re: Exámen Vizard (Herman-Bandon)   Mar Nov 03, 2009 12:28 am

[OFF: La cursiva bold indica flashbacks. Sé que hay partes un poco surrealistas, pero matar a 4 capitanes yo solo, y entre ellos el capitán general... =/
Aclaración: Poder de Keizai - cada corte infunde nervios (forma sellada), miedo (shikai), desesperación y pánico (bankai). Cuantos más cortes, más se acentúa. Cuanto más poder tiene el adversario, menos le afecta. Si el oponente ya tiene nervios/miedo/pánico antes del combate, el efecto es drástico.]
______________________________________________________________________________________

Aire. Limpio y puro. Tranquilidad... que inevitablemente iba a ser perturbada.

- ¿Eso es todo lo que tienes? - Herman respiraba con dificultad. El suelo bajo sus pies teñía un cuadro rojo. Las heridas del pecho, el corte del brazo, la magulladura de la cara... El 2º Espada se había ensañado bien con él. La vista se le nublaba, se distorsionaba. Su Zampakutoh temblaba en su mano ya que no podía permanecer firme. Pesaba demasiado...
- Tsk... - el sonido del Espada fue demasiado rápido como para predecirlo en aquel estado, y menos esquivar el siguiente golpe. Un fuerte rodillazo en su costado derecho envió al Shinigami a varios metros haciéndolo volar por los aires. - ¿Y tú te haces llamar Taicho? - la expresión del arrancar no era otra que de decepción. Sus ojos de color amarillo encuadrados por el Hierro le miraron con desprecio. - Patético... - Los pesados pasos que se acercaban por los escombros de lo que antes era un edificio anunciaban el fin de Herman.


Cada vez la presencia del reiatsu de sus antiguos compañeros y su propio maestro y su sustituto estaba más cerca. Su traje negro con corbata ondulaba con el viento mientras se movía a gran velocidad. Pero ya era suficiente... Paró.

Su cabello se mecía a un ritmo suave y pausado. Aquel campo era el sitio perfecto para deshacerse de sus perseguidores. Totalmente deshabitado, lejos de toda civilización.

Pasó su mano lentamente por la empuñadura de su florete, enfundado cuidadosamente en su cinturón. Sonrió.
- Keizai... - dijo con voz suave y baja - perdona por hacerte llorar de nuevo... No lo haría si no fuera necesario - la única respuesta que obtuvo fue una risa burlona interna dentro de su cabeza, aquella risa que odiaba y apreciaba. Al levantar la cabeza, vio a cuatro figuras rodeándole, a una distancia prudencial con gran seriedad en los rostros, mirándole fijamente. Una voz, detrás de él, se apresuró a hablar:

- ¡Herman Van Keller, quedas arrestado por el Gotei 13 p...!
- No me hagas reir. - contestó Herman sin dejarle siguiera acabar la frase. <<¿Y este es mi sustituto?>> - ¿De verdad crees que si me iba a rendir, os traería hasta aquí? - giró tan solo su cabeza a un lado, para poder ver aquella figura todavía joven e inexperta, de pelo rubio y corto, con ojos negros todavía llenos de esperanza e inocencia, a la vez que nerviosismo. - Qué tal si me demuestras que eres digno de ocupar mi antiguo puesto. - al decirlo, liberó una pequeña parte de su reiatsu, pero lo suficiente como para alborotar tanto su pelo como a los cuatro capitanes restantes.

El actual capitán del 9º escuadrón, todavía impaciente e impulsivo, no se lo pensó dos veces antes de realizar un Shumpo a toda velocidad endureciendo las partículas espirituales, desenvainando su Zampakutoh de forma corriente, una katana con la empuñadura de color azul, para realizar un ataque directo y vertical, de arriba abajo. A pesar de haber sorprendido a Herman por la inesperada velocidad de éste, no pudo evitar mostrar una curiosa sonrisa mientras, simplemente se apartaba a un lado dando unos pasos, un Shumpo cortísimo pero a la vez rápido para apartarse de la trayectoria. Había sido subestimado, y por lo tanto, cometió un gravísimo error...

Keizai, el estoque largo y recto, con una guarda de lo más elegante de líneas curvas, abandonó su funda en un abrir y cerrar de ojos, para acabar penetrando la carne del brazo del imprudente cortando a una profundidad importante, cuya cara expresó una desagradable sorpresa, además de dolor. Gotas de sangre cayeron al suelo desde el filo de la Zampakutoh de Herman, la cual estaba en posición horizontal, sujeta por el brazo extendido de éste. El capitán tembló, desviando poco a poco su mirada hacia su oponente, con los ojos bien abiertos. ¿Para qué esperar? El siguiente movimiento fue rápido y preciso, sin dar tiempo a reaccionar o pensar.

A pesar de estar a muy poca distancia, Herman realizó un Shumpo, lo más rápido que pudo, para atacar por sorpresa con una estocada dirigida directamente al estómago, aprovechando el estado estupefacto del capitán herido, el cual, como cualquier otro, procuró parar el fatal golpe poniendo la parte ancha del filo delante de la punta de Keizai, pero al tener el brazo herido, se vió obligado a ayudarse con el otro. Otro gran error... Delante de su cara, apareció el dedo índice de la mano zurda de Herman...

- Byakurai. - con voz calmada, tranquila, baja... El hadou Nº4 no tardó en efectuarse. Un fino pero brutal rayo de color blanco salió de la punta del dedo, atravesando por completo la cabeza del "novato", creando en ésta un agujero de lado a lado. El conjuro demoníaco cesó...

Silencio. Silencio sepulcral. Los tres capitanes restantes no se atrevieron a mover. Los capitanes de los 2º y 3er escuadrón se quedaron estupefactos... No contaban con la muerte de ninguno de sus compañeros... Tan solo el Sotaicho permaneció sereno. Herman, con cara de incomprensible satisfacción pero a la vez decepción, miraba como el cuerpo ya sin vida caía poco a poco al suelo, mientras bajaba su Zampakutoh. Su mirada se desvió hasta los ojos del Capitán General.
- ¿Así que él tenía que cubrir mi puesto? - su sonrisa desapareció, miró primero al capitán del 2º escuadrón, el chico de pelo moreno, revuelto y mirada normalmente fría, pero no en aquel momento. Después al taicho del 3º, el hombre cuya sonrisa de siempre había desaparecido y cuyos ojos azules ya no expresaban alegría. Sus dos antiguos compañeros desde la academia y viejos amigos. - ... Ha muerto por vuestra culpa, por su patético orgullo y su falta de razonamiento.

- No seas arrogante - pronunció la impetuosa voz del Sotaicho - eres una amenaza, y debes ser eliminado. - el hombre, ya con ciertas arrugas y algunas canas en el pelo, en posición firme, alineada, perfecta, seguía con su mirada fija en su ex-alumno. - Es una pena que haya acabado así, pero no hay otra elección. Capitanes, ¡procedan!
Ambos Taichos llevaron sus manos sin esperar más a la empuñadura de sus Zampakutohs. No había tiempo que perder. Cuanto antes, mejor.
Esperó el momento exacto... el segundo exacto, en el cual las dos espadan acababan de salir de la vaina, todavía en posición desventajada, asciendiendo las manos hacia arriba, y realizó su siguiente movimiento. Concentrando rápidamente su reiatsu, hizo un Shumpo hasta acercarse al capitán más paciente, Kishu Hikari, dirigiendo su Zampakutoh diréctamente al corazón de éste con una estocada directa. Como era de esperar, el ataque fue rechazado desviando el arma de su trayectoria a un lado, sin embargo el propósito de éste no era el de herir a aquel capitán experto. <<Omitsu Hohou Shihou Nº 3: Yusōsen >> [Técnica Shihou de Pasos Oscuros Nº3: Transportación] Tampoco era ningún secreto que el otro capitán, Uma Kowai, se quedaría quieto, y así fue. Se precipitó hacia Herman desprotegido, y por su propia sorpresa, su espada atravesó su cuerpo a la altura del pecho, inmóvil.

Una horripilante risa sonó, pero tan solo en la cabeza de Herman, tendido en el suelo. <Eh... Levanta> dijo una voz desconocida y ligeramente distorsionada. Sin embargo, el Espada no la oyó. <¿No pensarás que irás a morir aquí, dejando que yo muera contigo?> <Qu... ¿Quién eres? ¿Dónde estás...?> - el entorno se volvió negro, los pasos del arrancar cesaron, las heridas dejaron de dolerle, su cansancio desapareció... Una tenue luz se vislumbró delante de sus ojos...

Una mansión. Vieja, deteriorada, oscura, gritos alejados de pena... solo podía ser un lugar. El lugar donde Keizai reinaba, su mundo interior. No era la primera vez que iba a parar ahí, pero algo no iba del todo bien... Una presencia inusual, sin duda Hollow estaba cerca... Una risa de burla...
- Ji, ji, ji, ji... ¿Vas a dejar que yo desaparezca, Herman?
Tras incorporarse de un salto, se dio media vuelta, de donde procedía la voz. No creyó a sus propios ojos... <<Nani?!>> [¿¡Qué!?] - Delante de él, a tan solo unos pasos, él mismo estaba de pie con una enorme sonrisa en la cara, solo que... con los colores invertidos. Sus ojos característicamente marrones claros eran de una azul oscuro. Su hakama blanco de capitán era negro, viceversa con el kimono... lo mismo con la zampakutoh, que en vez de ser del color azulado oscuro, era de un rojo claro.
- ¿Q... Quién eres?
- ¿Quién soy? Soy la fuente de tu poder oculto, Herman. Me has mantenido encerrado durante demasiado tiempo... Y ahora me necesitas.
- ¿¡De qué hablas!? ¡Tú no formas parte de mí! ¿Donde está Keizai?
- Ahora mismo es a mí a quien necesitas, y no a él.


La figura atravesada de Herman apenas tardó unos segundos en desvanecerse, apareciendo otra justo detrás del capitán atacante, apuntandole con el dedo corazón de la mano izquierda.
- Rikoujoukourou...
- ¡No será tan fácil! - se precipitó a decir aquel capitán, realizando en el momento un Shumpo para apartarse del punto de mira, colocándose justo a la derecha de éste, mientras que el otro realizaba el mismo movimiento colocándose a su izquierda. Pero, Herman sonrió.
Seis barrotes luminosos atraparon al capitán del 2º escuadrón impidiéndole cualquier movimiento aun estando ahí. El dedo índice de la mano derecha que sujetaba la Zampakutoh estaba apuntando justamente en aquella dirección por detrás de la espalda.
- Sois tan predecibles...

No era momento para sorpresas. Todos sabían a quién se estaban enfrentando. A un hombre calculador hasta el último detalle, y los conocía como la palma de su mano. Sin embargo, él era impredecible. Por eso mismo los cuatro fueron en su persecución. El Sotaicho, su antiguo maestro, incluso él, se sorprendió ante aquella situación. No recordaba tanta agudeza mental... En parte estaba orgulloso, pero el contexto no le permitía mostrarlo ni en lo mas mínimo. Debía acabar con él.
Uma Kowai, sin esperar más, pronunció: Sosetsuru, Unasareru ! [Asusta, Pesadilla]. Su reiatsu aumentó acompañado de una ligera "explosión" de éste. Su Zampakutoh, en un abrir y cerrar de ojos tomó la forma de un látigo, envuelto en fuego azul. Herman, sorprendido, solo pudo elevar levemente una ceja... tras ello, soltó una sonrisa sonora.
- Una pelea a iguales. ¿Qué te parece? - miró a su Zampakutoh... realmente le gustaba poco hacerlo. Pero no había otra opción. - Naku... Keizai [Llora, Castigo/Pena] - Su reiatsu, de color anaranjado y blanco se disparó. En su mano libre apareció una pequeña bola de color negro. Su Zampakutoh se fundió hasta tomar la forma de un Shoge cortante por los dos lados, al igual que la bola, y éstas, se unieron con una cadena con dos "empuñaduras" a media altura desde el centro a cada lado. A primera vista, la cadena no mediría más de dos metros, sin embargo su propiedad característica era su extensibilidad, hasta llegar a los diez metros por ambos lados. Su segunda característica, y seguramente más importante que la anterior, era que cada corte de la Zampakutoh imbuía al que la recibe con una sensación de miedo inevitable. Cada corte aumentaba ese efecto...

Herman fue el primero en atacar. No debía perder tiempo pues el efecto del Bakudou anteriormente realizado podría acabar pronto. Lazó con su mano derecha, con gran precisión, el Shogen directamente hacia su oponente. Su mano izquierda se dispuso a realizar exáctamente lo mismo apenas un instante después, justo en el momento en el que Uma realizaba un Shumpo para esquivar el primer lanzamiento y acercarse frontalmente a Herman. De nuevo, sus cálculos fueron acertados. El latigazo ya estaba listo, sin embargo, la mano zurda soltó su ataque antes, de modo que el arma se tuvo que emplear para aparar aquel golpe que iba dirigido hacia su pecho. Sin embargo, al hacerlo, su destino ya estaba cantado. Herman estiró de las dos partes de la cadena, enrollando el látigo y por otro lago, haciendo volver el filo de la parte derecha, realizando un corte en el lado derecho del cuello del capitán, volviendo el Shogo a la mano del Vizard. Al tener su arma inutilizada, con una herida que lo único que hacía era infundir miedo, Uma abrió bien los ojos, observando la reacción de Herman. Éste, por su lado, realizó un rapidísimo Shumpo sin soltar su arma, hasta aparecer detrás de su contrincante, enredando por completo el cuello de éste, impidiendole respirar, ejerciendo una gran presión en la herida, pero para ello tuvo que extender todavía más la cadena del arma. Se dio la vuelta, mirándo la patética situación en la que se encontraba su antiguo compañero de armas... Le dio incluso lástima, pero tenía que elegir entre vivir o morir. En eso, no tuvo duda. Solo era cuestión de contraer de nuevo las cadenas del Shogo.
En un impulso, las cadenas ejercieron tal presión que el capitán tuvo que aumentar drásticamente su reiatsu y concentración para no perder la vida... Sin embargo, Herman no quiso esperar a que se cansara. La otra punta de la Zampakutoh, enredada en el látigo salió disparada hacia Herman, soltandose de la mano de Kowai, que no tenía fuerzas suficientes para aguantarla. Decidió coger la cadena que le tenía atrapado con las dos manos para evitar el estrangulamiento. Pero... Al volver Unasereru a su forma sellada, Keizai fue lanzada de nuevo contra el Shinigami, produciendo un corte en el antebrazo izquierdo, no demasiado profundo, pero sí lo era para su corazón, que se infundió de miedo al estar apunto de morir y recibir el efecto directa de aquella Zampakutoh. Además de eso, su mano perdió parcialmente la fuerza al corarse los tendones. Ese... fue su final... con un "clack" de la columna vertebral. Nisiquiera aquello hizo cambiar de semblante al capitán general. Mientras tanto, Hikari intentaba desesperadamente liberarse de su prisión. Ahora era su turno.

Tras varios pasos decididos hasta la posición adecuada, Herman miró a los ojos a Kishu.
- Qué forma tan trágica de acabar una amistad... Lo único que debisteis hacer era dejarme en paz. Yo no tengo culpa de esto. - dispuso las cuchillas de su arma en forma de X, listas para cortar la garganta del Taicho, pero...
Los barrotes se rompieron, y la larga Zampakutoh realizó un corte horizontal en el estómago de Van Keller. La herida era profunda, peligrosa, inesperada... Se alejó varios pasos reculando hacia atrás. Hikari sacudió su espada quitando la sangre de ésta con un movimiento brusco.
- Bankai, Sei Keima [Caballero Sagrado] - de nuevo, otra colosal liberación de reiatsu tomó lugar, esta vez de colores amarillo y blanco. La larga katana se convirtió en una enorme espada de doble filo, con larga empuñadura. El brazo derecho del portador se recubrió con una pesada armadura, llegando hasta el hombro. El capitán no quiso arriesgarse, por lo que se precipitó a pronunciar las palabras que sentenciarían a Herman, realizando un poderosísimo ataque: ¡Imi Kutsu!.
De la espada, salió un poderoso rayo de color blanco, dirigido hacia el Vizard desprotegido, que no se movió hasta el último instante. Realizó un rápido movimiento con su mano izquierda por delante de su cara, materializando su mascara Vizard... tras eso y antes de que el rayo impactase, lanzó ambas partes de la Zampakutoh contra el poderoso ataque, el cual, tras provocar una explosión impidiendo la visión de lo ocurrido, se disipó.

Difícilmente, según Hikari, Herman podría seguir con vida. Sin embargo, entre el polvo, se divisó una figura de pie. Se oyó una risa inusual, con cierto eco, distorsionada... Era él, intacto. Tapando su rostro, se veía una máscara de color blanco, expresión apenada, carente de boca y dos rayas rojas saliendo de los ojos simulando lágrimas de sangre. Su herida no sangraba.
- Bankai... Keizai Kingen [Pena Capital]- el polvo, que no tenía mucha prisa en desaparecer, huyó al instante tras la liberación colosal de reiatsu de Herman. En su mano derecha apareció otra espada de doble filo con forma poco regular y con motivos de calaveras gritando y llorando, la otra mano estaba enrollada por otra cadena extensible, sirviendo como protección y a la vez arma de largo alcance, la cual no tardó en ser utilizada. La punta de esta salió disparada al pecho de Hikari, y antes de llegar a impactar, la figura desapareció, para aparecer a la espalda de éste, apunto de atacar con un brutal golpe vertical de arriba abajo. Dos golpes simultáneos realizados desde lados opuestos.

Un Herman enloquecido, con cara cubierta por una extraña máscara se levantó del suelo, todavía sangrando, delante del 2º Espada. Sus ojos eran negros y azules y su rostro mostraba una enorme sonrisa malvada. Ese "ser" comenzó a reír...
- ¿Oh...? ¿Todavía te puedes levan...? - antes de acabar de preguntar, la figura ya no estaba en el sitio, y su pecho mostraba una gran herida realizada en aquel mismo instante por la Zampakutoh de Herman, que ya estaba detrás de él... apuntándole con la misma.


Aunque la cadena fuese desviada, el corte era inevitable, y lo suficientemente terrible como para dejar que una gran cantidad de sangre se derramase al suelo. Aun así, la cadena volvió al ataque varias veces, las cuales fue parada con gran esfuerzo sin embargo, la cuarta no solo la cadena fue a por él, sino también la espada en la mano del Vizard. El objetivo esta vez era atrapar la mano portadora de la Zampakutoh, y se cumplió al pie de la letra, pues esta "se clavó" en su piel, imposibilitando su defensa. El resultado: Keizai clavada en el estómago de Hikari.
- Jeh...

Mientras el cuerpo comenzaba a caer, Herman ya estaba frente a frente del capitán general, manchado de sangre.
- Gumen nasai sensei. - el Sotaicho, aun siendo experto y entrenado, nisiquiera tuvo tiempo suficiente de reacción como para agarrar su Zampakitoh, pero la mano de Herman estaba ya en su empuñadura impidiéndolo.
- Siempre fuiste un buen alumno.
El arma del capitán general fue retirada de su funda y lanzada a varios metros hacia atrás. El hombre intentó utilizar un último recurso... Levantó la mano apuntando al Vizard: Shakko... - pero antes de acabar, la palma de ésta fue atravesada por la cadena acabada en punta, y salió de ella, interrumpiendo el Hadou. Nisiquiera entonces, su rostro varió ni un momento, si por el dolor, ni por el pánico que debería sentir.

Su última acción fue realizar un Shumpo para alcanzar su herramienta, el reflejo de su alma, pero a mirad camino, la gran espada de Herman realizó un corte en ambos tendones de las piernas, obligándole a caer de rodillas. De nuevo se puso delante de él. Ningún cambio en su cara... La mano que aguantaba la espada paró delante del rostro del Shinigami, el reiatsu comenzó a almacenarse en el puño... La cara seguía siendo la misma.
- Sayonara. - el capitán sonrió levemente.

Un Cero... a apenas medio metro de la cabeza. La parte que todavía estaba entera se precipitó sobre el suelo... La mascara se deshizo poco a poco... La Zampakutoh volvió a su forma sellada... Herman se dio media vuelta tras contemplar el cadáver y se fue andando hacia el horizonte...

Contempló el cadáver del Espada. La mascara se deshizo poco a poco... La Zampakutoh volvió a su forma sellada... Herman se dio media vuelta tras contemplar el cadáver y se fue andando hacia el horizonte...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ren Kimura
Líder Vizard
avatar

Cantidad de envíos : 435
Fecha de inscripción : 11/07/2009
Edad : 26

Hoja de personaje
Nombre del PJ: Ren Kimura
Rango: 1
Zampakutou/Poder:

MensajeTema: Re: Exámen Vizard (Herman-Bandon)   Mar Nov 03, 2009 4:43 pm

Bueno antes de que se acepte o no tengo que dejar que esto lo aprueve arcaon puesto que te dije que te esperaras y no lo hicistes ¬¬!

_________________


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Herman
Vizard
avatar

Cantidad de envíos : 22
Fecha de inscripción : 30/10/2009

MensajeTema: Re: Exámen Vizard (Herman-Bandon)   Mar Nov 03, 2009 4:57 pm

He tenido un "buen" rato libre estos dias para poder hacer bien el examen. No podría asegurar que el fin de semana que viene dispondría del mismo tiempo. Si se me aprueba pues fantástico, si no, no diré nada. Pero debía aprovechar la ocsasión sin examenes para elaborar el texto.

Esperaré pacientemente la respuesta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Shiryu
Maestro Quincy
avatar

Cantidad de envíos : 257
Fecha de inscripción : 26/09/2009
Edad : 21
Localización : Salto/Uruguay

Hoja de personaje
Nombre del PJ: Shiryu
Rango: Maestro Quincy
Zampakutou/Poder:

MensajeTema: Re: Exámen Vizard (Herman-Bandon)   Mar Nov 03, 2009 5:00 pm

Mmm, a todo esto si no s puede aún puedes hacer un 10º espada o un teniente perobueno, hasta qué vuelva Arcaón cierro el tema así no editas nada jaja, no, es por las dudas.

Suerte.

_________________

Everything in the darkness belongs to me, The destroyer of everything and everyone!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dragonballzrol.foroactivo.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Exámen Vizard (Herman-Bandon)   

Volver arriba Ir abajo
 
Exámen Vizard (Herman-Bandon)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Personajes El Rey León 2
» [Reto] Nocturne93 Vs Ichigo

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Bleach World Rol :: General :: Exámenes :: Exámenes-
Cambiar a: