Elegir un bando en esta guerra... forjará tu destino
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 ~ Habitacion de Asch ~

Ir abajo 
AutorMensaje
Sir_Asch
Capitán del 5º Escuadrón
avatar

Cantidad de envíos : 69
Fecha de inscripción : 09/11/2009
Edad : 33
Localización : ~ In the Lost Heaven ~

Hoja de personaje
Nombre del PJ: Asch
Rango: 3
Zampakutou/Poder:

MensajeTema: ~ Habitacion de Asch ~   Lun Nov 09, 2009 2:45 pm

La habitacion era simple sin muchas decoraciones, al ser estilo oriental no era muy comoda para Asch quien estaba acostumbrado a habitaciones espaciosas y mueblarios de comodidades extraordinarias, ahora siemplemente dormia en un futón y descansaba durante el dia en algun bar bebiendo una copa mientras su capitán prescindiese de sus servicios, a decir verdad, Asch no era muy sociable con los Capitanes y Tenientes de las demas divisiones, el simplemente queria llevar a cabo su tarea y ascender lo mas rapido posible las posiciones debidas, ahora estaba en un nivel muy bajo...

Mientras ingresaba a la habitacion sacaba de su cintura su Zampakutou, Tsubasa no Tenshi, y esta abandonaba su forma de espada para ser la Tsubasa de siempre, aquella que le hacia compania a Asch cuando nadie los veia.


~ Te sientes comodo? ~

Dijo el espiritu mientras retomaba su forma con sus alas recogidas y se acercaba lentamente hacia Asch, este le sonrio y entonces acotó.

~ No te preocupes me siento bien, solo necesito descansar un poco... ~

Lentamente se quito su negro traje, quedando con una remera y un pantalon ligero, y se recosto sobre el incomodo futón que habia en la habitacion, estaba replanteadose seriamente reclamarle a su capitan una cama; guardo silencio y espero a que sus ojos se cerraran o a que alguien mas llamara a su puerta...

~ Cantame algo... Tsubasa... ~

Dijo mientras miraba con cariño contenido al espiritu de su Zampakutou que siempre le cumplia sus caprichos, entonces una suave y tierna melodia inundo la estancia...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Naeru_Okabe
3º Oficial del 8º Escuadrón
avatar

Cantidad de envíos : 15
Fecha de inscripción : 13/11/2009
Edad : 31

MensajeTema: Re: ~ Habitacion de Asch ~   Lun Nov 16, 2009 4:59 am

Me había levantado temprano aquella mañana. Sentía un nudo en el estómago que me había mantenido despierta durante casi toda la noche. ¿Sería lo que llaman "nervios"? Sería comprensible teniendo en cuenta que era mi primer día como 3er Oficial del 8vo Escuadrón y que aquella mañana iba a reunirme con mi Teniente -y anterior 3er Oficial- como primera "toma de contacto" con mi puesto.. Aunque de todas formas no soy una persona de ponerme nerviosa... De acuerdo, tacho eso último.

Como disponía de bastante tiempo, me vestí con lentitud. Me puse mi uniforme de shinigami. Un kimono corto negro, de seda; tenía el refrescante tacto de una pluma. El obi en un color violeta oscuro puso el toque final a mi vestuario.

Antes de salir, miré por última vez mi imagen en el espejo, que me devolvió un reflejo ceñudo. Dirigí mi dedo índice hacia mi entrecejo, acariciando la zona intentando que así desaparecieran las severas arrugas y suavizar mi rostro. Tras abandonar mi dormitorio me dirigí dando un paseo, aunque sin detenerme, hacia la sala donde tendría lugar el encuentro con mi Teniente. Como era de esperar, aún no había nadie cuando llegué. Miré el reloj que colgaba sobre la solitaria pared. Aún quedaba más de media hora para la hora fijada.

Me dirigí a la ventana, intentando distraerme y que el tiempo pasase así más rápido. Un vistazo rápido al reloj. Sólo habían pasado ocho minutos. Puse los ojos en blanco mientras me dirigía a la amplia mesa de madera de roble que gobernaba el centro de la sala y me senté en una de las múltiples sillas que se disponían alrededor de ésta. Frente a mí había unos papeles perfectamente colocados; les eché un vistazo: material de la última reunión que allí se había celebrado. Me entretuve haciendo que todos los folios estuviesen perfectamente colocados y alineados unos con otros. Mi entretenimiento no duró demasiado: ya estaban perfectamente colocados y ordenados cuando los encontré.

20 minutos...

Comencé a golpear la madera de la mesa con mis nudillos, recreando bastante fielmente la 5ª Sinfonía de Beethoven.

15 minutos...

Mi pierna izquierda comenzó a agitarse rápidamente. Mal signo.

10 minutos...

Nueva mirada al reloj.

-Ya tiene que estar a punto de llegar... -me puse en pie y me recoloqué el kimono.

3 minutos...

-¿¿¡Es que no piensa aparecer!??

Apreté los puños con enfado, para al segundo volver a dejarme caer sobre la silla.

-Tranquilízate, Naeru-chan, aún no es la hora...

-Estoy tranquila -contesté de mala gana a Bara, el espíritu de mi zanpakutou, que en ese momento había abandonado la forma de espada para adquirir su apariencia de muchacha de largos cabellos rosados.

-Debe de estar a punto de llegar. Paciencia, Naeru-chan...

Elevé la mirada de mala gana para dirigirla a Bara.

-Deja de llamarme así, no soy una niña...

Llevé el índice a mi entrecejo, notando que de nuevo estaban allí las arrugas. Las acaricié, intentando una vez más suavizar mis facciones, aunque la mirada al reloj, cuya manecilla más larga ya había sobrepasado el 12 dibujado en él, no ayudó demasiado a mi propósito. Paciencia.

No pasado ni un minuto mi bufido estruendoso resonó en la sala.

-¡¡¿Pero dónde se ha metido?!!

Me puse en pie de nuevo, apartando la silla de un manotazo y provocando por ello un gran estruendo.

-¿Naeru-chan...? -la inocente voz de Bara rompió el tenso silencio. Pareció sobresaltarse cuando le dirigí mi mirada llena de enfado-. ¡Go-gomen nasai! Quería decir Naeru-"san"... -ignorando su risilla nerviosa comencé a avanzar hacia la puerta-. Naeru-san, ¿dónde vas?

-Voy a buscarle -contesté secamente sin ni siquiera mirarla mientras cruzaba ya la puerta y enfilaba el pasillo.

Tras unos segundos de silencio -seguramente de estupor por parte de mi compañera-, escuché su grito a mi espalda.

-¡Oe, no me dejes aquí! ¡NAERU-CHAAAN~! -bufé. Nunca conseguiría que dejara de llamarme así.

Tras unos minutos llegamos al fin al pasillo de los dormitorios. Fui mirando los letreros que colgaban de cada puerta con el nombre y el rango de su habitante hasta detenerme frente a una pesada puerta de madera oscura.

-"Asch 'El Sangriento'. Teniente del 8vo Escuadrón" -escuché leer a Bara sobre mi hombro-. Asch... ¿'El Sangriento'? ¡Kowai~!

Rodé los ojos ante el comentario de la pelirrosa.

-"Perro ladrador, poco mordedor" -fue lo único que dije, mientras mi mano se aferraba al pomo y lo hacía girar.

Me sorprendí al comprobar que éste cedía. ¿Dejaba su puerta abierta?

"Insensato" -le reproché mentalmente. Entonces miré a mi zanpakutou-. Bara.

No hicieron falta más palabras para que Bara entendiese lo que le pedía. Recuperó su forma de katana larga, la cual me apresuré a colocar en mi obi. Tras ello, di un pequeño empujón a la puerta y ésta se abrió. Cuando me interné en la habitación, al instante unos ojos de color rubí se posaron en mí con el más grande de los asombros dibujado en ellos. Ignorándole completamente, me acerqué hacia el futón que descansaba sobre el suelo. Todo lo que podía ver era una abundante mata de cabello rojo brillante. Un ligero tic se hizo dueño de mi ceja. ¿Así que se había quedado dormido? ¡INCOMPETENTE!

Barrí la habitación con la mirada buscando algo que pudiese servirme. Mis ojos se posaron en un bonito reloj-despertador de cristal que descansaba sobre una mesilla de noche baja, junto a la cabeza del "Bello Durmiente".

"Esto servirá" -pensé mientras agarraba el despertador y, tras haberlo elevado sobre mi cabeza, lo dejé caer con fuerza sobre el suelo, provocando un gran estruendo al romperse éste en miles de fragmentos de vidrios.

Miré al espíritu que se sentaba en el suelo junto al lecho. Ésta me miraba con la boca abierta y como quien mira a una loca. Le aguanté la mirada con gesto serio, mientras la mata de pelo rojo se agitaba en el futón.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sir_Asch
Capitán del 5º Escuadrón
avatar

Cantidad de envíos : 69
Fecha de inscripción : 09/11/2009
Edad : 33
Localización : ~ In the Lost Heaven ~

Hoja de personaje
Nombre del PJ: Asch
Rango: 3
Zampakutou/Poder:

MensajeTema: Re: ~ Habitacion de Asch ~   Lun Nov 16, 2009 5:30 am

Mientras la cancion de Tsubasa inundaba la mente de Asch como lo hacia normalmente, el pelirrojo volvia a encontrarse con la brisa matutina de y el olor a Lirios del paisaje frances, sus ojos se abrian de par en par, viendo y acostumbrando sus mirada al dia soleado que habia en la zona. Las nubes corrian raudamente por el cielo, mientras los brazos del joven servian de almohada provisional sobre el verde y alto cesped de la colina.

A lo lejos podia oir la voz de las jovenes campesinas que caminaban por el sinuoso camino de subida, pues en la colina habia arboles con manzanas que recoger, fruto que Asch adoraba, de entre todas las mujeres que habia en el grupo, siempre la misma se detenia ante el joven mosquetero y se sentaba a su lado, sonriendole.
Esta tenia un cabello azulino, hecho en dos coletas, sus ojos eran color carmesi y su voz era cautivante.

~Piensas dormir toda la tarde hasta que los caballeros del rey vengan a buscarte Armand?~

La voz de la joven hacia que el pelirrojo abriese sus ojos, y estirara la palma de su mano hacia la joven, acariciando su rostro, sin dudas se veia en sus verdes esmeraldas que representaban sus ojos, el amor y cariño que sentia por aquella mujer, justo cuanod estaba por abrir su boca para pronunciar palabra una explosion se hizo a lugar y los gritos, el llanto y la desesperacion se hicieron al aire.
El olor de la carne quemada, impregnada en sus ropas, hacian que su mente cayera a un nivel desesperado de frenesí. Sus ojos habian dejado de ser los amables de hace un momento para convertirse en dos estrellas verdes de ira y desilusion, busco con la mirada a la joven mujer que hace un rato acariciaba, en ese momento observo con detenimiento la figura de un hombre con una mascara tetrica, podia oir su risa, su diabolica y tetrica risa... entonces la vio en brazos de este ser, era Tsubasa, agonizante quieno yacia mal herida en sus brazos.

En ese momento sintio el estruendo, la explosion y los vidrios cayendo sobre su rostro, llevo su mano hasta su Katana y entonces exclamó.


~ Kagayaite! Tenshi no Tsubasa! ~


Entonces sin darse cuenta la habitacion comenzo a brillar con una luz increible, luz que incluso en los demas cuarteles iban a ver, Asch con los ojos cerrados aun estaba de pie, en medio de su cuarto apuntando su espada al cuello de la joven visitante que tenia, entonces sus ojos se abrieron y la luz de Tsubasa se apagó volviendo a su forma normal, observo entonces detenidamente a la recien llegada, luego observo el piso y se inclino tomando entre sus manos el despertador que habia caido en el piso haciendose pedazos, tal vez emulando el sonido de la explosion y los cristales que impactaban su cara en el sueño que hacia unos instantes habia tenido.

~ Tsubasa... ~

Susurro y entonces el espiritu de su Zampakutoh se hizo presente en su forma comun, pero con sus alas mas pequeñas, lanzo una mirada furtiva a la joven oficial y luego se puso junto a Asch.

~ Que ocurrio aqui Tsubasa? ~

Dijo mientras volvia su mirada de Naeru hacia Tsubasa, esta ultima asintio y comenzo a hablar con una mirada cargada de indiferencia hacia la 3era Oficial.

~ La mujer aqui presente, ingreso sin siquiera golpear la puerta, no se presento, no pidio permiso y lanzó su despertador al piso... supongo que con el motivo de despertarlo... fukutaicho (Teniente) ~

La mirada fria de Asch se volvio a la joven, entonces se dio cuenta que quien estaba alli era una de las shinigamis de mejor rango en el 8vo escuadron despues de el, Okabe... no recordaba su nombre...

~ Okabe... esta niña siempre fue un dolor para sus compañeros... era de esperarse que ahora que la ascendieron a tercera oficial sea yo quien reciba su trato especial ~

Evaino nuevamente a su Zampakutoh, solo para darse cuenta que estaba sin su camisa, ya que estaba durmiendo, sin darle mayor importancia se dio vuelta, tomo su uniforme shinigami y lo acomodo tranquilamente mientras se volteaba hacia la joven oficial.

~ Okabe, que la trae por aqui? y que excusa tiene para entrar a la habitacion de un oficial segundo al mando, destruir propiedad privada y pensar que va a salir de esta habitacion sin recibir un castigo acorde a su falta de respeto? ~

En ningun momento Asch dirijio su mirada hacia Naeru hasta que termino de acomodar sus ropas, en ese momento el Teniente le lanzo una mirada fria e intimidadora, sin siquiera elevar su Reiatsu...

~ Estas muerta... insolente! ~

Penso extasiada de felicidad y regocijo Tsubasa mientras dejaba salir una fria sonrisa y volvia a meterse en la Zampakutoh de Asch.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Naeru_Okabe
3º Oficial del 8º Escuadrón
avatar

Cantidad de envíos : 15
Fecha de inscripción : 13/11/2009
Edad : 31

MensajeTema: Re: ~ Habitacion de Asch ~   Mar Nov 17, 2009 2:26 am

Mientras posaba mi mirada en la que suponía era el espíritu de la zanpakutou del teniente, un fuerte grito por parte de éste me hizo desviar la mirada hacia su posición. En milésimas de segundos, una potente luz hizo iluminarse toda la habitación en un blanco intenso, cegándome ante su intensidad y obligándome a entrecerrar los ojos. Tras unos segundos, la luz volvió a desaparecer de la misma súbita manera en la que había surgido. Pestañeé rápido varias veces, hasta que mis ojos se acostumbraron de nuevo a la semipenumbra en la que se veía de nuevo sumida la habitación.

Un atisbo de sorpresa se dibujó en mis ojos cuando pude al fin ver la alta figura del teniente frente a mí... y el filo de su espada cerca de mi cuello. Demasiado cerca... Nuestras miradas se encontraron en ese momento, aunque por unos instantes nadie dijo nada. Mis ojos abandonaron sus ojos para hacer un rápido recorrido por su anatomía. A media vestir... bonita forma de recibir por primera vez a la que sería la 3era Oficial a su cargo. Alcé mi ceja izquierda, en un gesto que cuestionaba su actuar.

-Ohayou... -dije con total tranquilidad, como si no me importase el tener su espada a escasos centímetros de la piel expuesta de mi cuello.

El teniente no contestó. Bajó la mirada y pareció recaer en ese momento en los fragmentos de cristal que escasos minutos antes habían sido su reloj. Se agachó a recoger lo que quedaba de éste, tras lo cual hizo una pregunta en voz alta, dirigida a una tal "Tsubasa". Instantes después, comprendí que se trataba del espíritu de su zanpakutou.

"Vaya, si resulta que sabe hablar y todo..." -pensé con ironía mientras escuchaba cómo "Tsubasa" le relataba paso a paso lo que había ocurrido.

De nuevo nuestras miradas volvieron a encontrarse. Una mirada fría de su parte que recibió una igualmente gélida por la mía. Entonces, se dio la vuelta y comenzó -por fin- a colocarse su uniforme de shinigami. Mientras lo hacía, y sin mirarme, se dirigió directamente a mí por primera vez.

-Antes que nada... déjeme decirle que es una verdadera pena lo de su reloj, era realmente bonito... pero inservible, como se ha podido comprobar. Así que no he destruido ninguna propiedad, podría decirse que simplemente... la he reciclado. Debería agradecérmelo, gracias a mí ahora tiene un bonito espacio sobre su mesita de noche para colocar algo que realmente le sea útil -me encogí de hombros. Continué, hablando en el mismo tono tranquilo e indiferente-. En cuánto a qué excusa tengo para entrar en su habitación, sólo respóndame una cosa: ¿qué excusa tiene para haberse quedado dormido, faltando a la reunión que teníamos acordada y fallando así en su responsabilidades como Teniente?

Le aguanté la mirada con la misma frialdad que recibía de sus ojos claros.

-Por lo que se ve no he sido sólo yo la que ha faltado al respeto... Y ahora sí, ¿me va a castigar? ¿Qué va a hacerme? ¿Quizás otros de sus truquitos de luces, "Fukutaisho"? -hice hincapié en la entonación de la última palabra, imitando con sarcasmo la manera en la que antes le había llamado el pitufo con alas (Tsubasa).
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sir_Asch
Capitán del 5º Escuadrón
avatar

Cantidad de envíos : 69
Fecha de inscripción : 09/11/2009
Edad : 33
Localización : ~ In the Lost Heaven ~

Hoja de personaje
Nombre del PJ: Asch
Rango: 3
Zampakutou/Poder:

MensajeTema: Re: ~ Habitacion de Asch ~   Mar Nov 17, 2009 2:45 am

~ Reunion acordada? ~

Guardo silencio, la observo unos segundos mas y luego acomodo en la faja de sus ropas su Zampakutoh, entonces sirviendose una leve copa de licor añejo para el sabor despues de dormir, dio un trago y guardo la botella en el pequeño aparador que era de los pocos muebles a la vista, se acerco a un pequeño cuenco y tomo algo de agua para r6efrescar su rostro, acomodo sus cabellos para atras y luego se puso unos lentes para observar mas tranquilo a Okabe.

~ Señorita Okabe, yo no voy a meterme a su habitacion a jugzar para usted que es importante, que es inservible y que no lo es, de ser asi podria juzgar que usted misma es inservible para este octavo escuadron y dispensar de su vida y puesto de asi hacerlo, no se tome atributos que no le corresponden... ~

Paso junto a ella y entonces se quedo en silencio, retomo algo de aire y penso unos segundos sus palabras, acaricio su barbilla.

~ Por cierto... yo no tenia ninguna reunion con nadie aqui... siquiera sabia que tenia una tercera oficial, será que usted se habra tomado la molestia de mandar una mariposa infernal para avisar verdad?... ~

Suspiro reprobando la6 actitud de la joven y luego abrio la puerta de la habitacion, caminando con cuidado hacia el pasillo, si iban a seguir charlando no seria justamente aqui, por lo que espero a que se dignara a salir.

~ Okabe?...~

La voz del Shinigami se escucho desde fuera de la habitacion esperando que se retirara.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Naeru_Okabe
3º Oficial del 8º Escuadrón
avatar

Cantidad de envíos : 15
Fecha de inscripción : 13/11/2009
Edad : 31

MensajeTema: Re: ~ Habitacion de Asch ~   Mar Nov 17, 2009 3:27 am

Achiqué los ojos con disgusto cuando el pelirrojo pareció no reaccionar ante mi mención a nuestra reunión, al contrario, pareció más bien ignorar completamente mis palabras. Con tranquilidad se acomodó la zanpakutou en su faja y se dirigió a un aparador, sirviéndose una copa de algún asqueroso licor que no supe reconocer. La parsimonia de sus movimientos y su actitud silenciosa me estaban poniendo totalmente de los nervios. Me pregunté si tal vez ese licor le había achicharrado las cuerdas vocales. Suspiré hondo para evitar terminar explotando.

Tras su ritual matutino, al fin pareció recuperar la facultad de hablar. Una vez más, y tal como venía sucediendo desde las primeras palabras que habíamos intercambiado, todo lo que salieron de sus labios fueron reproches. Por mi parte, le escuché como quien escucha llover. Aunque no pude evitar sorprenderme cuando mencionó las mariposas infernales.

-¿"Mariposas infernales"? -repetí como una idiota.

Había escuchado hablar de ellas, pero nunca en los largos años que llevaba en la Sociedad de Almas había hecho uso de ellas. Jamás me comunicaba con nadie si no era realmente necesario y, cuando lo hacía, siempre lo hacía en persona.

De mala gana, acepté su "invitación" de abandonar la habitación para seguir con nuestra conversación fuera. Eso si a ese intercambio de acusasiones se le podía calificar de conversación. Comenzamos a enfilar el pasillo, caminando uno al lado del otro. En ese momento corroboré su considerable altura, cuya amplia diferencia con la mía se hacía aún más evidente al caminar de esa forma. Me di cuenta desde ese momento de que su altura era una de las cosas que más iba a odiar de mi Teniente. Y de la manera en la que se estaban desarrollando los acontecimientos, estaba segura de que al término de la jornada la lista de cosas que odiaba de él se iba a ver ampliamente aumentada.

-Nadie me dio instrucciones de que debía enviar mariposa alguna -retomé el punto en el que nos habíamos quedado-. Simplemente se me comunicó mi nuevo cargo y que el día de hoy a las nueve en punto de la mañana tenía fijada una reunión con mi Teniente -o sea, usted-. Suponía que, ya que se me había informado de esa reunión, como teniente debía estar también al tanto de ello. Aunque ya me doy cuenta de que hay mucho incompetente por aquí... -le dediqué una mirada que no dejaba lugar a dudas de que él mismo entraba en mi lista de incompetentes, incluso encabezándola.

Tras unos breves segundos de silencio, añadí:

-¿Y se puede saber, oh gran Teniente, si no tenía conocimiento de que había una nueva Tercera Oficial, cómo es que conoce mi nombre y ha llegado a la deducción de que ese es mi rango? ¿"Iluminación divina, tal vez"?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sir_Asch
Capitán del 5º Escuadrón
avatar

Cantidad de envíos : 69
Fecha de inscripción : 09/11/2009
Edad : 33
Localización : ~ In the Lost Heaven ~

Hoja de personaje
Nombre del PJ: Asch
Rango: 3
Zampakutou/Poder:

MensajeTema: Re: ~ Habitacion de Asch ~   Mar Nov 17, 2009 3:49 am

Mientras escuchaba sus palabras, Asch mantuvo silencio sepulcral, acaso esta niña no habia estudiado nada en la Academia Shinigami?... sin dudas estaba ante uno de esos shinigamis acomodados por su belleza mas que por sus habilidades, realmente le caia mal la gente que no sabe ni de que habla.

~ Sabe Okabe-san? me gustaria saber como llegó hasta este puesto, una persona que no sabe algo tan basico como el uso de las mariposas infernales para comunicarse con sus superiores... es algo patetico, usted como Oficial deberia saberlo, es increible que alguien como usted este tercera al mando de un escuadron... creo que hablaré con el comandante para revisar su legajo... ~

Llegaron hasta la puerta de la barracas que servian como dormitorio, y entonces volvio a ver a Okabe mientras seguia contestando a sus palabras tan sarcasticas y tiradas de los pelos.

~ Okabe, siempre sé quien esta en el siguiente escalon de inferioridad debajo de mi suela, si no fuese por el hecho de tener inutiles debajo mio, no tendria que enterrar a mis subordinados cada vez que peleamos contra un Arrancar o un Hollow, pero no puedo pedir mucho... Si como Teniente tuviese que estar enterado de cada subordinado que requiere mi presencia para reunirse conmigo, tenga por seguro que no podria ocuparme de mis cosas y de ayudar al Taicho... normalmente, debe la misma 3er oficial, a cargo de ayudar en la tarea del Fukutaicho quien informe de esas nimiedades... conozca su lugar.~

Bajo su mirada hacia Okabe, como despreciandola un segundo, luego su rostro se suavizó, comodo sus gafas y mantuvo ceremonial silencio, sabia que alguno de los dos deberia presentarse asi que como caballero el mismo cedio a las palabras.

~ Mi nombre es Teniente Asch... ahora que hemos dejado en claro nuestros lugares dentro del Gotei 13 y de la Octava division, espero que nos podamos llevar de mejor manera... ~

Hizo una leve reverencia y luego se volvio hacia la inmensidad, observando la muralla que separaba el Seiritei del Rukongai, tal vez seria bueno dar una vuelta por alli y de esa manera hablar de manera mas amena con la 3era Oficial.

~ Iremos al Rukongai... ~

____________

PD: luego de tu post abro tema en el Rukongai ^^
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Naeru_Okabe
3º Oficial del 8º Escuadrón
avatar

Cantidad de envíos : 15
Fecha de inscripción : 13/11/2009
Edad : 31

MensajeTema: Re: ~ Habitacion de Asch ~   Mar Nov 17, 2009 4:22 am

Aguanté en silencio toda la perorata del pelirrojo acerca de mis "cuestionables" aptitudes para merecer el rango que me había sido otorgado. Cuando volví a tomar la palabra, me esforcé porque mi voz siguiese sonando tranquila.

-Alguien que ha escalado tan rápidamente desde su graduación en la Academia de Shinigami no debe ser tan inepto como usted me considera, según parece estar dando a entender... En cuanto a pedirle al comandante que revise mi documentación... debo advertirle de que será una total pérdida de tiempo. Fue él mismo quien insistió en que ocupase este cargo. Aún así, si insiste y tan descontento se siente con mi nombramiento como su Tercera Oficial, hable con él; quizás él pueda decirle por qué si soy tan inútil se empeñó tanto en tenerme en este puesto.

Mientras caminábamos, habíamos llegado sin darnos cuenta al final de las barracas que servían como dormitorios. Continué escuchando las palabras del teniente. Debo reconocer que me sentí ligeramente ofendida ante éstas, aunque no le daría el gusto de hacérselo notar.

-Descuide, conozco mi lugar. Aparte de ocuparme de esas "nimiedades"... ¿también desea que le tenga preparado un termo de café caliente en su despacho todas las mañanas? -me era imposible que el sarcasmo no hiciese acto de presencia en mis palabras.

Detuve mi marcha cuando el pelirrojo lo hizo a mi lado, en silencio. De reojo, le observé acomodarse sus gafas, tras lo cual habló, utilizando un tono incomparablemente más amable y distendido que el que venía empleando hasta el momento.

-Okabe Naeru, 3er Oficial al mando -fue mi seca respuesta- ... aunque adivino que no hace falta que me presente, ya que "siempre sabe quién está en el siguiente escalón de inferioridad debajo de su suela"...

Asch no pareció querer seguir con el tira y afloja y una vez más pasó por alto mis afiladas palabras, añadiendo sólo que nos dirigiésemos al Rukongai.

-Bien, supongo que es una orden...

Le dirigí una última mirada de soslayo y reanudé la marcha.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ~ Habitacion de Asch ~   

Volver arriba Ir abajo
 
~ Habitacion de Asch ~
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Bleach World Rol :: Gotei 13 :: Octavo Escuadrón :: Habitaciones-
Cambiar a: